Cuidados Joyería

CUIDADO JOYERÍA

 

  • Antes de iniciar cualquier tarea doméstica, entrenamiento, deportes o jardinería es importante quitarte tu joyería.
  • Evita que tus piezas entren en contacto con perfumes, jabones, cremas, detergentes, sprays y/o aceites.
  • Procura mantener limpia tu joyería. Puedes usar una franela suave, limpia y seca al quitártelas.
  • Para limpiar a fondo, puedes utilizar líquidos diseñados específicamente para cada metal.
  • Ten especial cuidado en perlas, turquesas y coral. Los líquidos para limpieza de joyería pueden dañarlos.  Solo utiliza aquellos que especifiquen ser para perla, turquesa o coral.
  • Las perlas siempre deberán guardarse en bolsas o cajas que no dejen pasar la luz pues pueden cambiar de color o volverse amarillentas.
  • Las pulseras con elástico se van deteriorando con el uso. Trata de no jugar con ellas para alargar su vida.  La ventaja es que el elástico puede cambiarse. 
  • Guarda tus piezas por separado, de preferencia envueltas. De esta manera evitaras que se rayen o maltraten.
  • Los artículos que contengan mechones de piel, gamuza, seda, o hilo es mejor guardarlos colgados. Al úsalos no juegues con el mechón, ya que se ensucia o puede caerse.
  • Las piezas enchapadas con oro, rodio u otros metales pueden mancharse o despintarse si tienes un PH muy ácido o con exceso de sudoración.
  • No las uses en el mar o alberca.